Encontrar la pareja ideal empieza por uno mismo

Para que aumente la probabilidad de que una pareja se forme y se desarrolle de manera satisfactoria, hay que tener claro, en primer lugar, lo que uno quiere y lo que uno es, independientemente de la persona con la que estemos.Una forma de saber lo que uno quiere puede ser revisando lo que uno no quiere, y en concreto, aquello que no podría soportar en una relación de pareja. Tal vez sean cuestiones tan sencillas como que el otro fume, beba alcohol, o tenga algún hábito o característica física o personal incompatible con uno mismo.Más adelante podemos contrastarlo con lo que sí nos gustaría vivir en una relación afectiva, partiendo del presupuesto de que tenemos todas las necesidades cubiertas. A partir de ahí, pasamos a definir qué es lo que no dejaríamos de hacer, o qué actividades nos producen más satisfacción, ilusión, diversión o bienestar.

¿Pueden enamorarse de nosotros?

Explorar lo que uno es incluye explorar los puntos débiles, los fuertes, e incluso los inexplorados o aún desconocidos. Tenemos que ver, a partir de este análisis, si otra persona podría enamorarse de nosotros, o bien pensar qué podemos aportar a una relación, presente o futura.

Aceptarse a uno mismo como es, e incluso diseñarse a su propio gusto, es un trabajo que precisa atención diaria. Generalmente suelen pasarse los días sin que seamos apenas conscientes de lo que decimos o de lo que hacemos, de nuestro aspecto, de nuestros sentimientos, si bien solemos ser rápidos a la hora de emitir juicios sobre los demás.

¿Qué tipo de persona queremos?

Si lo que echamos de menos en nuestra vida es una relación de pareja, no estaría de más analizar nuestras expectativas en relación con la persona que queremos, por lo menos antes de lanzarnos a lo primero que pase.

Es imprescindible saber qué deseamos que esa persona aporte a nuestra vida, o qué nos gustaría vivir con ella física, intelectual, o emocionalmente. De esta manera, compartiendo con el otro lo mejor de uno mismo, será más fácil seleccionar, con acierto, a la persona con la que iniciar una relación más íntima. También esperaremos que ocurra lo mismo de forma recíproca.

Dónde y cómo concerla

Una vez que sabemos el tipo de persona con la que queremos estar, ya podemos plantearnos dónde y cómo conocerla, qué se espera detectar en ella, y qué deseamos que conozca de nosotros mismos. Intentaremos entonces facilitar las condiciones para que la relación transcurra de la mejor manera posible.

No es aconsejable entrar en una relación de pareja esperando que la otra persona aguante de nuestra forma de ser lo que ni siquiera nosotros mismos soportamos, y encima pretender que la relación vaya a salir bien.

Además de observar lo que hacemos y decimos, lo más importante es analizar lo que pensamos, cómo nos tratamos, es decir, cómo nos hablamos y cómo convivimos con nosotros mismos. La idea de la felicidad suele representarse en compañía de otro, del que se espera estar enamorado. Sin embargo, no podemos responsabilizar a los demás de nuestra felicidad. Cuando dos personas se unen, y se complementan tanto a nivel individual como a nivel de pareja, la vida resulta más fácil, más divertida y más placentera.

Una última realidad que hay que asumir es que el propio desarrollo personal implica aceptar la posibilidad de que la relación no funcione. Si así es, lo mejor es interpretarlo de la mejor manera posible, como una opción más, y estar en paz con ella. Dejemos de lado los enfados y las obsesiones por lo que se podría haber conseguido o por lo que finalmente no ha sido posible.

Si uno es capaz de convertirse en su mejor amigo, e intenta sacar lo mejor de cada situación, y rodearse de buena gente y de buenos actos, no le faltará felicidad a su lado.
Recordemos que el objetivo es SER la persona ideal, NO BUSCAR a la persona ideal.

Fuente: mujer.terra.es

Anuncios

Las señales de atracción entre hombre y mujer

Las señales de atracción entre hombre y mujer ayudan a saber si le gustas a alguien o se siente atraído hacia ti. Estas señales delatan la atracción entre hombre y mujeres.

¿Acaso eras de los que se fijaba si la cáscara de la naranja que pelaste formaba la inicial del chico que te gusta? ¿O eras de los que tiraba un palito de alado esperando que quedara vertical para confirmar si le gustas a un hombre? Sea como sea, no pierdas el tiempo y mejor fíjate en las señales de atracción que delatan ¡a todos!

Las señales de atracción, en el caso de los hombres y las mujeres, son:

Dilatación de las pupilas, una reacción natural cuando vemos ‘algo’ que nos gusta. Por ello, esta es de las señales de atracción más seguras.

La imitación es una de las señales de atracción más obvia. Si de repente él dice la misma palabra que tú acostumbras o mira su reloj cuando tú lo haces, ten por seguro que la atracción es innegable.

Cuando le atraes a alguien, es un reflejo del ser humano que te busque con la mirada para tenerte ‘bajo el radar’. Es normal que esté pendiente de ti y que siempre quiera saber en dónde estás. Claro, en esto hay límites.

¿Notas que te lo encuentras muchas veces por casualidad? Déjame decirte que no es ‘casualidad’, ésta es una señal de atracción.

Otra de las señales de atracción que los delatan es el nerviosismo. Puede que se le trabe la lengua, le suden las manos o se mueva constantemente, pero sin duda le atraes a quien se ponga nervioso al estar cerca de ti.

Por último, sabrás que existe atracción con ese hombre que está pendiente de tu reacción en todo momento. Lo que pasa es que cuando están en grupo y alguien cuenta un chiste, él buscará ver tu reacción.

Una de las señales de atracción más delatoras es buscar contacto. Sabrás que la atracción brota por sus poros si te toca la cara con la excusa de que tenías un poco de crema batida.

Si eres de los que recorre campos deshojando margaritas preguntando si te quiere o no, estas señales de atracción te ayudarán a complicarte menos la vida. Sé observador, identifica estas señales de atracción y comprueba lo ciertas que son.

Alejandra Rodas. starMedia

¿Cómo conseguir el número de una mujer?

Conseguir-numero-de-telefono-de-una-mujer-300x199Cuando te interesa mucho una chica y quieres seguir comunicándote con ella, pero no tienes su número, puedes aplicar métodos que te ayudarán a conseguirlo.

Obtener el número de teléfono en medio de una conversación es mejor que esperar hasta el final. Viene siendo una forma más natural y ella no se dará cuenta de lo mucho que te gustaría conseguir su número a tal punto de sentirse incomoda.   Al momento de conseguir su número deber seguir hablando con ella, sin perder el tema central y siempre con emoción. Si tú te mantienes constante en la conversación ella se sentirá segura y verá el buen prospecto que eres.

Cuando la conversación sea de cualidades similares en ambos tú podrías decirle algo como “A mi también me gusta eso, deberíamos intercambiar nuestros números de teléfono para ir a practicarlo juntos.” En ese momento con mucho gusto te dará su número.

Si dejas para de último pedirle su número puede que recibas un no o excusas para no dártelo. La mejor manera es actuar de forma natural, precisa y siempre sonriente.

Por: Michelle Castañeda. starMedia

La navidad es una buena oportunidad para los solteros de encontrar pareja

navidadf_f7328ab3330f06db2ff4635031El ambiente festivo de las navidades es propicio para que los y las solteras puedan encontrar a esa persona especial que han venido buscando a lo largo del año. La esperanza de comenzar el 2010 con un romance que pueda convertirse en una pareja está presente.

A esta altura del año, cuando solo quedan unos días para las fiestas navideñas, se incrementa la cantidad de reuniones o cenas en el ámbito del trabajo o con amigos. Para quienes están solteros y quieren dejar de estarlo, el clima festivo y relajado de este tipo de eventos es un espacio propicio para comenzar una relación que pueda volverse importante.

Hay un porcentaje importante de hombres y mujeres que esperan, por ejemplo, la despedida del año para avanzar sobre ese o esa compañera por quien se sienten atraídos, con la esperanza comenzar un romance. También los hay que solo desean sacarse las ganas de compartir un encuentro erótico, sin más expectativas.

En cualquier caso, es importante no pasarse de ciertos límites y tomar algunos recaudos. No es aconsejable, por ejemplo, beber mucho alcohol porque esto puede desinhibir demasiado y se corre el riesgo de quedar en ridículo ante el resto de los compañeros. Los superiores o jefes deben quedar fuerza de la caza y es mejor llevar a esa persona especial a un lugar apartado para no ser el centro de las miradas.

Por: Carlos Fredo

El espinoso asunto del tonteo

El tonteo no hace más que complicarse al disponer de más modos de estar conectado a tiempo completo, recibiendo señales …

Sigo todos los blogs en castellano y en inglés que tratan desde el punto de vista técnico y metodológico el espinoso asunto del tonteo, ligue, o llamémosle X. Los anglosajones, mucho más racionales que nosotros lo llaman “Dating”, un término más adecuado que lleva implícita la provisionalidad de este método ensayo-error al que nos sometemos cada fin de semana. Si estás “dating”, todo el mundo sabe qué estás buscando, y que vas a probar con más de uno o una. Es como ir de compras, lo que no te gusta lo devuelves antes de 30 días. Pero eso en España no está tan claro y algunas somos dadas al drama.

Bien, en todos estos blogs (que no son pocos) he leído que, ojitos y tonteo por medio, si invitas a un chico a subir a casa solo hay un 0,02% de probabilidades de que diga que no. El riesgo es mínimo y las ganancias, máximas. Fiándome de las estadísticas (y como tengo baja tolerancia a la ambigüedad), decidí poner fin a una incertidumbre que venía soportando desde hace unos meses.

Uno de los problemas de disponer de cuatro o cinco modos de estar conectado a tiempo completo (Facebook, Whatsapp, email, teléfono, etc.), es que dispones de las mismas posibilidades de recibir señales poco claras que te producen serias dificultades para interpretar la realidad. ¿Qué se supone que está queriendo decir un chico que pone “Me gusta” a cada uno de las chorradas que cuelgas en Facebook, no importa que sea una foto o el vídeo del cumpleaños de tu madre? ¿Es acaso posible que no quiera decir nada y que simplemente te considera una persona aguda e inteligente que SIEMPRE hace comentarios que le gustan?

También he dedicado muchas horas a documentarme en Google sobre esto. Y según mis averiguaciones a ese chico, le gustas. Un “Like” es, como poco, una llamada de atención, una muestra de empatía, dicen los gurús de la Universidad de Harvard. Al final, todo depende de lo que quieras ver. Si el sujeto en cuestión no te gusta nada, lo normal es que ni te enteres de que pone “Me gusta” en todos tus comentarios. Y, por supuesto, te ahorras la búsqueda de Google. Pero en el caso que nos ocupa yo busqué en Google y en la vida, y todas las señales me reafirmaban en mi decisión de quemar mis naves.

Mi teoría es que hay que saber –lo que sea– cuanto antes. Así que me dispuse a romper la estrategia de la confusión perpetrando actos absolutamente explícitos:

  • Invité a cenar.
  • Un viernes por la noche.
  • En un restaurante pequeño y encantador.
  • Vestida para matar.
  • Con una botella de vino, que bebimos entera.
  • Le llevé a tomar la última copa a mi barrio.
  • Error.
  • Error.
  • Error

A ver: ¿En alguno de estos puntos he dejado de cumplir algún tópico de los que indican cuál es el objetivo de esa cena? ¿Es posible que después de todo esto alguien piense en la inocente intención de cultivar la amistad? ¿Estoy destinada a ser una excepción estadística?

En el punto 7 le invité a subir a casa y él, sorprendido, dijo que no se lo esperaba, ¿Perdón? En el punto 8 salí corriendo para no alargar más el ejercicio de ensayo-error, y en el 9 estamos ahora, con todas las teorías desmontadas y formando parte del 0,02% que confirma la regla de que un chico casi nunca dice que No.

Moraleja 1: los hombres que escriben blogs sobre sexo o son gays o siempre dicen que sí o no tienen ni idea de nada. Moraleja 2: el significado de los “Me gusta” de Facebook está poco estudiado y los investigadores deben ponerse a ello cuanto antes.

Mujer hoy – Mis Dramas

Cómo ligar en Internet (Anaya)

El ritmo de vida actual y la tecnología han generado que Internet se convierta en algo esencial en nuestro día a día; leemos el periódico, compramos regalos o comida, realizamos múltiples gestiones, etc… y también lo utilizamos para relacionarnos y encontrar pareja. En los últimos años, miles de personas han encontrado su gran amor gracias a las posibilidades que ofrece Internet como forma de comunicación interpersonal. Un perfil con una buena descripción y una foto serán tu carta de presentación y el primer paso para conocer gente. Esta obra cuenta con numerosos consejos sencillos y prácticos sobre dónde y cómo encontrar a esa media naranja. Y es que en la inmensidad de la red de redes hay muchos peces que pescar, pero hemos de tener el cebo adecuado para cada tipo de pez.

Más sobre este libro: PINCHA AQUÍ.

Encontrar pareja en Internet: hechos reales

¿Es posible encontrar al chico perfecto en Internet? Marta, una madrileña de 25 años, dio con él y actualmente llevan dos años y medio juntos. ¿Quieres conocer su historia?

 

Es cierto, los portales de búsqueda de pareja por Internet generan mucho debate. Sin embargo, muchas veces las cosas salen redondas. De hecho, según datos de IPSOS, 42 nuevas parejas surgen cada día de uno de los mayores portales de España y nosotras hemos querido que una de ellas nos cuente su historia. Está comprobado, ¡el amor en Internet es posible!

 

Cosmo: ¿Cómo conociste a tu pareja? Marta: Conocí a Pedro en un portal de búsqueda de parejas por Internet. Tras todos los desencantos amorosos de mi vida, decidí probar suerte en el mundo online ya que así puedes conocer de antemano a la persona con la que después vas a quedar.

 

C: ¿Por qué decidiste empezar a hablar con él? M: La verdad es que su perfil me atrajo un montón. Teníamos algunas ideas y gustos comunes y él tenía un nickname que me resultó muy gracioso. Supuse entonces que podíamos tener un humor muy parecido y eso es básico para mí.

 

C: ¿Cómo fueron vuestros primeros encuentros por Internet? M: Muy amistosos; surgió la chispa en seguida. Creo que fue un flechazo casi desde el primer momento. La verdad es que se parecían a una primera cita pero podíamos abrirnos más al no estar hablando cara a cara.

 

C: ¿Te diste cuenta pronto de que era el hombre perfecto para ti? M: Sí porque en los temas importantes teníamos muchas cosas en común pero también teníamos diferencias y aficiones dispares. Era perfecto porque, en mi opinión, los opuestos se atraen.

 

C: ¿Cuánto tiempo pasó hasta que os visteis por primera vez? M: Él quería quedar a la primera semana, pero yo creo que en estos temas hay que tener un poco de paciencia y conocer bien a la otra persona antes de veros las caras. Al final quedamos después de un mes de conversaciones casi diarias.

 

C: ¿Cómo fue vuestra primera cita cara a cara?, ¿era cierto todo lo que te había contado? M: Antes de quedar con él estaba bastante nerviosa, como en cualquier primera cita, pero además tenía el miedo de no saber si todo lo que me había dicho era verdad. Sin embargo, tengo que reconocer que había sido muy sincero conmigo; aunque verle cara a cara por primera vez siempre te choca bastante. A pesar de haber hablado antes por teléfono, no sabía cómo eran sus gesto, su forma de moverse… esos pequeños detalles que te enamoran de un hombre. Por eso me sorprendió verle y al final pasamos una velada súper romántica.

 

C: Antes de encontrar a tu pareja, ¿buscabas asiduamente amistades por Internet o nunca lo habías probado? M: Sí, la verdad es que era una usuaria bastante activa, siempre me ha gustado conocer gente por la red; hay personas muy interesantes. Además, hoy en día, con la vida tan ajetreada que tenemos, creo que este tipo de portales de búsqueda de pareja te dan grandes oportunidades de conocer gente sin tener que salir de casa.

 

C: ¿Alguna vez has tenido una mala experiencia? M: La verdad es que no. He quedado con otros chicos antes, siempre agradables, pero nunca había sentido lo mismo que cuando encontré a mi actual pareja. Es imposible dar con tu chico perfecto a la primera. Aún así, creo que a la hora de queda con alguien, es importante ser precavida: quedar en un sitio neutral y conocerle bien antes de decidir veros.

 

C: Desde tu experiencia, ¿crees que Internet es una buena vía para buscar, y sobre todo encontrar, a tu pareja perfecta? M: Sí, creo que es una buena forma de dar con un gran chico, con el que tengas cosas en común, y de entablar una relación de pareja más profunda. Al fin y al cabo, en un bar las relaciones se inician de una forma superficial, lo primero que te llama la atención es el físico del otro; en Internet primero te enamoras de la persona y después de su físico.

 

¿Y tú? ¿Te atreves a contar tu experiencia?

 

Fuente: COSMOPOLITAN