¿Cómo es la pareja perfecta para los españoles?

Es cierto, “para gustos los colores” pero, en cuestión de amor y de temas de pareja, muchas de nosotras coincidimos en una cosa: cómo tiene que ser la pareja perfecta. No te pierdas estos interesantes datos.

Las cualidades perfectas

Según un estudio de La Maleta Roja entre más de 2.800 españoles, lo más importante para nosotros a la hora de encontrar a nuestra media naranja es que sea una persona sensible y cariñosa (según el 24% de las personas encuestadas); y es que, al fin y al cabo, el cariño mutuo es lo que mantiene viva la llama de una relación de pareja.

 

Pero pasarlo bien también es importante. Por eso, el 19% de los encuestados buscan a una persona a su lado que sea divertida y que les haga reír; pero también que sea comprensiva y sepa escucharles (15%).

Las habilidades sexuales (11%) y el atractivo físico (11%) también son importantes a la hora de buscar pareja; pero aquí encontramos una diferencia entre hombres y mujeres: para ellos, el atractivo físico es mucho más importante mientras que para nosotras, las habilidades sexuales están por encima del aspecto.

 

Relaciones de pareja

A pesar de esto, son muchas las personas que actualmente no tienen una relación de pareja estable o nunca la han tenido. De hecho, 4 de cada 10 españoles afirman que sólo han tenido una relación duradera a lo largo de su vida. Y es que encontrar pareja hoy en día no es tan fácil como parece.

 

Fuente: Cosmopolitan

Anuncios

Cómo saber si mi relación tiene futuro

relacion350-300x300Si llevas tiempo saliendo con ella, pero no sabes qué son y ninguno de los dos tiene preocupación por definirlo, ¡preocúpate! puede que tu relación no tenga futuro.

Cuando empezamos algo con alguien y ya ha pasado a más de salidas eventuales los fines de semana, siempre nos surge la duda de saber si esa relación tiene futuro o es algo pasajero. Si estas atravesando por esa situación, te damos una lista de aspectos que debes evaluar para saber si  debes continuar saliendo con esa chica. ¡Atento!

1. Si tú o ella no tienen ninguna preocupación en definir qué son, o poner la etiqueta “novios” después de varios meses saliendo, es mejor que evalúes.

2. Es importante que conozcas los planes y deseos de esa persona especial, es mejor que converses al respecto de  este tipo de cosas antes de que la relación se haga más seria y así evitar problemas más adelante.

3. A veces tener algunas diferencias es normal, pero es bueno que evalúes si ambos desean cosas como: Mudarse juntos, casarse, tener hijos, comprar una casa, etc.

4. ¿Tiene ella tiempo para ti? (y viceversa) Si de verdad la persona es importante ambos encontraran formas de verse y compartir.

5. Si luego de varios meses saliendo no conoces a nadie de su familia o amigos, ¡preocúpate! ya que probablemente no quiera nada serio.

6. ¿Tienes confianza en ella?

7. Aunque tal vez no quieras profundizar mucho en el tema, pregúntale un poco de sus exparejas, eso te dará una pauta de su comportamiento , es posible que actúe de la misma manera contigo cuando tengan algún desacuerdo.

8. Si discuten demasiado por cosas pequeñas, probablemente con el tiempo ese comportamiento se agravará.

9. ¿Es muy celosa y te controla demasiado? Si la respuesta es sí, lo mejor es alejarte.

10. Si  ella solo recuerda las cosas malas que han pasado entre ustedes y le resta importancia a las buenas, es mejor que evalúes.

¿Alguna vez te has preguntado si tu relación tiene futuro? ¡ Cuéntanos!

Por: Mynor Véliz. starMedia

La crisis disminuye la tasa de divorcios en España

Cantabria fue una de las cinco comunidades autónomas en las que aumentó la cifra de divorcios en 2011, en contra de la tendencia nacional, ya que en el conjunto del país la crisis ha hecho que las rupturas matrimoniales caigan hasta niveles de hace diez años.

Los costes económicos que implican el mantenimiento de dos viviendas y la duplicidad de gastos en caso de separación o divorcio han hecho que los divorcios, separaciones y nulidades disminuyeran un 2,3 por ciento en 2011 en España con respecto al año anterior, al pasar de 127.682 a 124.702.

La demógrafa investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Teresa Castro, explica que en los últimos cuatro años no solo se ha cortado la tendencia creciente de las rupturas matrimoniales, sino que se ha registrado un descenso a niveles de 2001 o 2002.

Los costes de separarse implican dos viviendas y, en la actual situación de crisis económica, hay parejas que quieren separarse, pero no pueden permitirse sufragar sus necesidades económicas.

Castro destaca el aumento de parejas jóvenes que no se casan, sino que optan por uniones de hecho, que tienen unas tasas de separación más altas que los matrimonios por su carácter heterogéneo.

Hay un dato que revela la importancia de las uniones de hecho: el 20 por ciento de los niños en España nace en este tipo de uniones, lo que supone uno de cada cinco nacimientos.

Además, el perfil de las mujeres que rompen su matrimonio está cambiando, ya que antes las féminas más educadas se divorciaban más que las menos educadas porque disponían de más recursos, mientras que ahora todos los estratos sociales se han igualado en el acceso al divorcio.

El portavoz de la Unión Estatal de Asociaciones y Federaciones por la Custodia Compartida (UEFACC), Fernando Basanta, subraya que desde la entrada en vigor de la ley del divorcio “exprés” en 2005 las rupturas matrimoniales han ido en aumento, pero la crisis ha motivado un descenso por razones económicas.

Divorciarse es muy caro porque hay que pagar abogados, los gastos se duplican y se necesitan dos viviendas, en lugar de una”, precisa Basanta, quien expresa su preocupación por el incremento de las disoluciones de matrimonios “por vía contenciosa” en torno a seis puntos desde el año 2005.

En la actualidad, por cada tres matrimonios que se celebran, se tramitan dos divorcios, precisa el portavoz de UEFACC antes de afirmar que “España se ha convertido en una sociedad divorcista“, en la que la gestión de las separaciones “cataliza la conflictividad en el seno de las familias”.

La UEFACC ha reclamado al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, un cambio en la legislación para que la custodia compartida se convierta en un derecho de los niños, con el apoyo de las mociones aprobadas hasta el momento por 370 ayuntamientos que representan a 9 millones de ciudadanos.

El portavoz del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, estima que un nivel de rupturas matrimoniales como el que hay en España supone “un problema social muy serio”.

Una ruptura matrimonial conlleva “un fracaso en términos personales y sociales”, que “afecta a los cónyuges y a los hijos, es un elemento de inestabilidad y empobrecimiento personal e implica un coste extra para el Estado”, argumenta Blanco.

A su juicio, la ley del divorcio exprés y la ley del matrimonio homosexual del año 2005 han producido un aumento de las rupturas matrimoniales y una caída de la tasa de nupcialidad.

El Foro Español de la Familia ha planteado una iniciativa para que los esponsales puedan elegir en el Registro Civil entre el matrimonio “blindado”, más serio y con mayor protección, y el matrimonio “exprés” actual, sometido a la solubilidad de los tres meses.

Blanco considera que en España hay que potenciar la orientación, la mediación y el apoyo, cuando surgen los primeros síntomas de problemas matrimoniales, como se está haciendo en otros países.

Según el estudio “La justicia dato a dato” de 2011 del CGPJ, los divorcios descendieron un 1,9 por ciento, de 119.554 a 117.179, mientras que las separaciones se redujeron un 7,7 por ciento, de 7.962 a 7.347, y los matrimonios declarados nulos aumentaron de 166 a 176, un 6 por ciento.

De las 117.179 rupturas matrimoniales definitivas que se contabilizaron en el conjunto de España el año pasado, 68.851 fueron de mutuo acuerdo y las 48.328 restantes fueron no consensuadas.

También hubo 7.347 separaciones, de las cuales 4.872 fueron de mutuo acuerdo y las restantes 2.475 sin consenso.

El número de divorcios se redujo el año pasado en todas las comunidades autónomas con respecto a 2010, excepto en Galicia, Castilla-La Mancha, Cantabria, Navarra y La Rioja, donde aumentó para situarse en 6.927, en 4.359, en 1.385, en 1.287 y en 694, respectivamente, mientras que en Canarias se mantuvo estable en 6.564.

En términos absolutos, Andalucía fue la región donde más parejas se divorciaron, hasta 22.023, seguida de Cataluña, con 20.911, y Madrid, con 15.777.

Por el contrario, se registró un menor número de divorcios en La Rioja, con 694 casos, Navarra, con 1.287, y Cantabria, con 1.385.

Las separaciones bajaron en todos los territorios, salvo en Galicia, Aragón, Cantabria y La Rioja, donde se incrementaron hasta 412, 176, 82 y 33, respectivamente.

Fuente: Mujerhoy.com

Las ventajas del cibersexo

La seguridad y el aprendizaje son las dos ventajas principales que algunos expertos encuentran en la práctica del cibersexo, entre ellos el psiquiatra y sexólogo, Facund Fora, que ha expuestos sus razones ha en el curso La nueva sexualidad en el siglo XXI, en la Universidad Internacional de Andalucía. Los expertos han constatado el aumento de estas prácticas debido obviamente al crecimiento del uso de Internet.

Según este sexólogo el cibersexo posibilita un aprendizaje sexual y la búsqueda de una pareja sin que ello comporte un riesgo de embarazo ni de contagiarse con una enfermedad de transmisión sexual. Por estas razones este experto ha pedido que no se demonice su práctica.

Se calcula que alrededor de un 15% de los usuarios puede hacer un mal uso de esta práctica que está asociada en algún grado a la prática de pedofilia y al acoso sexual a menores. También, a la infidelidad y al riesgo de adicción al sexo. En cuanto al perfil de personas que practican habitualmente cibersexo, Facund Fora ha señalado que las personas con “mayor riesgo” son aquellas con personalidades “introvertidas e impulsivas”.

Fuente: mujerhoy.com

La diferencia entre amor y pasión

Se ha descubierto que la pasión dura máximo 18 meses, y con la vida cotidiana es sustituida por el amor y la unión.

¿Cuánto dura la magia del amor? “Un estudio reciente descubrió que la pasión, todo un tumulto de emociones, dura generalmente de 12 a 18 meses. Cuando la pareja se acostumbra a lo cotidiano de la unión, ese fuego empieza a disminuir y es sustituido por sentimientos de cariño, unión y serenidad con el ser amado”, asegura la antropóloga estadounidense Helen Fisher en su libro Por qué amamos.

Qué es la pasión

Más que una emoción, la pasión es una fuerte motivación que nos impulsa y nos dirige con el fin de satisfacer la necesidad biológica de reproducirnos. La pasión es insistente y difícil de desaparecer, y cuando es correspondida le añadimos emociones como la ilusión. La pasión está mezclada con el impulso sexual, pero es muy diferente a éste. Muchas personas confunden la pasión con el ansia de desahogo sexual, pero la pasión y el anhelo de satisfacción sexual se encuentran en distintas zonas del cerebro.

Qué es el amor

A medida que la relación de pareja se alarga, la pasión empieza a cambiar, con el tiempo se va calmando y convirtiendo en un amor profundo. Se van disolviendo aquellas fuertes emociones, el éxtasis, el anhelo desmedido, el pensamiento obsesivo, la energía intensa. Las parejas ya no pasan todo el tiempo mirándose y acariciándose. Pero la pasión se va transformando en sentimientos de seguridad y comodidad, en una sensación de calma, en una unión satisfactoria y feliz con la pareja, cuya vida está estrechamente entrelazada con la tuya.

“Los años logran que el fuego se enfríe y que los corazones ya no ardan, pero se aman el uno al otro de una forma distinta, más cálida y confiada. Lo que perdura es un cariño y una amistad de pareja muy profundos, un sentimiento de vínculo por esa larga convivencia”, afirma la antropóloga.

Por qué la pasión se extingue

Si la pasión en la relación fuera eterna, pasaríamos años volcados en la adoración obsesiva del otro, no podríamos concentrarnos en nada más que no fuera nuestra pareja, y sería perjudicial para las actividades diarias. Moriríamos de agotamiento, porque la pasión intensa consume un tiempo y energía enormes. Por lo tanto, nuestro cerebro calma la tormenta de la pasión romántica y nos proporciona la tranquilidad, hasta que volvemos a enamorarnos de otra persona y formamos un nuevo vínculo.

De hecho, la gran cantidad de infidelidades y divorcios en todo el mundo es consecuencia de nuestro impulso de enamorarnos una y otra vez. Pero en nuestro cerebro se desarrollan impulsos de amor calmado y confiado, con el propósito de motivarnos a permanecer emocionalmente unidos a la pareja durante el tiempo suficiente para criar juntos a un hijo durante su infancia.

La separación de la pareja

Cuando la relación de pareja se ha vuelto estable, cómoda y segura, y cuando la euforia de la pasión ha decaído, la mayoría de los matrimonios se acostumbran a una relación duradera que carece del goce de la pasión, algunos acuden a terapia de pareja para intentar renovar la pasión entre ellos, otros buscan un romance extramatrimonial y muchos se divorcian. Como asegura Fisher, “muchas veces la pasión y el amor no se concentran en la misma persona; puedes sentir un gran amor por tu pareja de hace mucho tiempo, y una pasión incontrolable por alguien a quien conociste recientemente”.

También existe la modalidad del “doble amor”, en la que los miembros de la pareja siguen juntos pero también forman pareja con otras personas. Como la pareja ya no cubre sus necesidades de pasión, pero no quieren desplazar esa relación duradera, son sinceros y llegan al acuerdo de tener un romance simultáneo con otra persona. Así intentan disfrutar el cariño con la pareja y la pasión con otra persona. Sin embargo, el “doble amor” es utópico, porque el ser humano por naturaleza es celoso y no comparte su amor con gusto. Las parejas que practican el “doble amor” pasan mucho tiempo sufriendo sus propios sentimientos de posesión.

Amor y pasión eternos

Existen algunas relaciones de pareja largas en las que la pasión vuelve a ser intensa en los momentos de novedad o aventura como las vacaciones o las situaciones distintas a la vida cotidiana. Pero también hay parejas que llevan casadas más de 20 años y se mantienen enamoradas toda la vida. En ellas no sólo el amor sino también la pasión los mantienen juntos muchos años en una unión duradera. Son compañeros, comparten su intimidad y además saben equilibrar bien la autonomía con la cercanía… ¡qué suerte tienen!

Fuente: www.esmas.com