Amigos con derecho a roce, el fenómeno ‘fuck friend’

Durante un tiempo, tabú, los amigos con derecho a roce o “friends with benefits” se han convertido en tendencia. Hollywood incluso ha encontrado un nuevo filón para sus comedias románticas: Amor y otras drogas, La boda de mi mejor amiga o la película epónima Con derecho a roce, de Justin Timberlake y Mila Kunis… Pero, ¿qué son exactamente los amigos con derecho a roce?
Nuevo fenómeno de las prácticas sexuales de nuestro tiempo, el fuck friend se basa en los retozos desprovistos de sentimientos con una persona a la que se conoce, en quien se confía, que se aprecia. El fuck friend es, como su propio nombre indica, un amigo para el sexo. Un amigo, no un “amiguito”. Traducción: se queda para hacer el amor y cada uno a su casa. Aquí, nada de ir a restaurantes ni al cine como los enamorados y, naturalmente, nada de celos: el fuck friend no debe atarse y mucho menos comprometerse. Este fenómeno toca principalmente a los treintañeros y cuarentones solteros, a menudo demasiado ocupados profesionalmente para tener una vida amorosa desarrollada. El fuck friend aparece entonces como la solución más “simple” para satisfacer sus deseos del momento. Un fuck friend ideal deber ser un amigo, pero no demasiado cercano, alguien que no conozca la familia ni los amigos. Tampoco es un confidente: con él, sólo placer. Deja que te coja la mano, pero nunca el corazón.

Relaciones peligrosas

Sobre el “papel”, el contrato, puesto que se trata absolutamente de un contrato, es un poco más tentador. Ya que en la realidad las cosas son bastante más complejas. En efecto, la probabilidad de que los dos socios vivan esta historia sin infringir las reglas básicas es, cuanto menos, ínfima. ¿cómo hacer para romper su corazón e impedir que se desarrolle, si no verdaderos sentimientos amorosos, al menos una real afección por el otro? ¿Cómo llegar a mantener las fronteras necesarias para el buen desarrollo del proceso?

Tantas preguntas sin respuesta, tantas como la intensidad del placer sentido (particularmente en las mujeres) depende en gran parte de los sentimientos sentidos por el socio. En resumen, adeptos del fuck friend, el peligro os acecha: ¿y si te enamoras de ella / de él y no es correspondido?

Una forma de protegerse

Y detrás está la pregunta: ¿por qué? ¿Por qué privarse de una verdadera historia de amor y contentarse con sexualidad sin compromiso, sin perspectivas, cuando la gente “feliz” sólo jura por el amor eterno y los proyectos de futuro? Además de las razones de orden profesional (falta de tiempo, “éste no es buen momento”), el fenómeno fuck friend revela una necesidad de protegerse de la decepción amorosa: ¿morder el polvo de nuevo?, ¡no gracias!

Heridos/as por un amor frustrado, estos hombres y estas mujeres han jurado que no volverán a pillarles y a primera vista reivindican su deseo de libertad y sus prioridades arribistas y, a menudo, ésta es la razón que les empuja a la cama de un/a fuck friend… Por eso estas historias sólo son una etapa transitoria en su vida amorosa. Una manera como otra cualquiera de lamer sus heridas… antes de volver a empezar.

Fuente: mujer.terra.es

 

Anuncios