¿Sin pareja? ¡Disfruta de la vida!

Tener una pareja te da infinitas ganas de vivir, pero también la soltería debe afrontarse positivamente y aprovecharse al máximo.

La vida en pareja es fantástica cuando funciona bien y te da una maravillosa sensación de ganas de vivir. Pero a veces se alterna con etapas de soltería y soledad que también hay que aprovechar y afrontar positivamente. Sólo es cuestión de cambiar tu actitud.

Tu imagen de la soledad

¿Es verdaderamente necesario tener siempre a alguien a tu lado para alcanzar la felicidad? La respuesta es no. Pero como afirma la antropóloga Julia Sequi Navarro en su libro Sácale partido a la vida en singular, frecuentemente buscamos una pareja con el propósito de ser felices, sin embargo las personas no somos mitades sino seres completos. La soltería es una etapa más de la vida, con sus ventajas e inconvenientes como todas las demás.

Según los expertos, sentirte sola es una sensación completamente subjetiva, depende sólo de la imagen que tú tienes de la soledad, quizá no la disfrutas debido a los prejuicios negativos que tienes sobre ella.

La soledad te ofrece muchas ventajas, desde disfrutar de una intensa sensación de libertad y hacerte consciente de que eres sólo tú misma quien dirige tu vida, hasta darte la oportunidad de conocerte y quererte más, y de conectar mejor con tu propio mundo interior.

La soltería es un placer

“El período de soltería es ideal para darte gustos, mimarte, hacer lo que a ti se te antoje, simplemente porque te lo mereces”, señala la periodista Pilar Socorro en su libro Mejor solas que mal acompañadas. Según Socorro, “la soledad no es algo negativo, sino que puede convertirse en un auténtico placer”.

Estírate por la mañana con toda la cama para ti solita; camina por tu departamento con la mascarilla sin que te pregunten qué llevas en la cara; nadie se reirá de esa sopa tan horrible que tomas para perder peso; llora delante de la tele con esa película tan triste; tienes todo el clóset para ti sola; puedes estar por horas en el baño sin que nadie te moleste; reúnete con una amiga para platicar durante un largo rato; vete de compras sin problemas; no tienes que llamar para decir dónde estás.

Para Julia Sequi debes desdramatizar la soltería y disfrutarla: “Quienes no tienen pareja, ya sea por decisión propia o por dificultades para encontrar a la media naranja, no deben tomar la vida en solitario como una condena. La soltería puede ser muy divertida y alentadora, y vivir sola te da una gran y emocionante libertad”, señala.

Consejos para solteras

Las expertas en disfrutar su soltería nos dan estos consejos a las demás solteras:

• Evita compadecerte, encuentra la alegría en ti misma, en las personas que te rodean y en las situaciones que te regala la vida.

• Mueve el cuerpo, inscríbete en un curso de baile, yoga, buceo o cualquier actividad que te dé placer.

• No te limites a tus amigos de siempre, amplía tu círculo de amigos, conoce personas de todo tipo pero reúnete con gente buena.

• Quiérete más, date una recompensa siempre que puedas.

• Nunca permitas que otros te tengan lástima o te hagan sentir que eres menos por no tener pareja.

• Enfrenta la presión social, pues vivir en pareja no es lo único en la vida.

• No te desesperes por volver a tener a alguien, porque puedes confundir “sapos” con “príncipes”.

• Recuerda que ahora estás sola porque eres selectiva y no te merece cualquiera para formar una pareja contigo.

Fuente: esmas.com

Anuncios

Ser un papá soltero

Cada día son más los padres que tienen que afrontar solos la crianza de sus hijos. Al igual que las madres solteras, ellos tienen que asumir el rol de proveedores y encargarse de la casa.

Edgar Escobar ha sido padre soltero en dos oportunidades. A sus 22 años se casó con Antonia, una jovencita de 17, y tuvieron tres hijos varones: Édgar, Mauricio y Alejandro. Vivieron en Cúcuta, luego se fueron a Bucaramanga y pasado un tiempo se radicaron en Bogotá. Pero luego de 13 años de relación, su esposa le dijo que quería dedicarse a estudiar y que se iría a vivir de nuevo con su familia. Entre los dos acordaron que fuera él quien se quedara a cargo de los niños, que para ese entonces tenían 8, 10 y 12 años. Édgar reconoce que al principio fue duro, sobre todo para los niños, que dormían con él en su habitación porque se sentían solos en cuartos separados. Él se encargó de alistarlos todos los días para el colegio, de ayudarles con las tareas y entre los cuatro aprendieron, a punta de experiencia, a hacer las labores domésticas.

 De vez en cuando los niños veían a su madre, pero ella formó un nuevo hogar, lo que terminó por fortalecer el vínculo entre los hijos y su padre. Con el tiempo ellos se graduaron del colegio, luego se hicieron profesionales y se independizaron. Con sus hijos hechos y derechos, Édgar, con más de 50 años, decidió rehacer su vida sentimental. Entonces conoció a María Constanza Ruiz, de 30, con quien se casó, tuvieron a Martín y vivieron juntos por 12 años. Hace cuatro meses María Constanza falleció producto de un cáncer de seno, y una vez más Édgar tuvo que afrontar la paternidad a solas, esta vez con el dolor por la muerte de su esposa.

Experiencias como estas se viven a diario en la actualidad. Ya sea por divorcio, abandono o por viudez, el número de papás solteros con la custodia de sus hijos es cada vez mayor. Este fenómeno está ocurriendo en varios países del mundo, como en Estados Unidos, donde se calcula que hay dos millones de hogares de padres solteros, o en Inglaterra, donde los casos son más de 200.000. En Colombia, a pesar de que no hay cifras oficiales sobre el tema, los sicólogos expertos en familia sí han notado en sus consultorios mayor número de casos como el de Édgar. La sicóloga María Elena López explica que gran parte del aumento de padres solteros se debe a las altas tasas de divorcio. Según ella, muchos de estos ocurren en los primeros cinco años de matrimonio en parejas con niños menores, y de acuerdo con la sicóloga, del total de matrimonios, el 50 por ciento de estos terminan en separación.

Además, López señala que otra razón para este aumento es que hoy día existe un interés de los padres por hacerse cargo del proceso de crianza de sus hijos. Así como en el siglo pasado la idea de la mujer era entrar al mercado laboral, la del hombre de este siglo parece que es asumir más tareas en el hogar. Un ejemplo de lo anterior es el de Pablo Castañeda, un joven de 24 años y padre de Andrea, de 5. Según él, la razón para estar viviendo solo con su hija es ser un buen padre: “Además de asumir los gastos del hogar, quería estar pendiente de las labores de la casa y colaborar con la crianza de Andrea”, cuenta. Pero su esposa, al ver que su marido estaba asumiendo los dos papeles, se despreocupó por el cuidado de la niña y no colaboró con recursos para el hogar. Fue entonces cuando Castañeda decidió llevarse a Andrea a vivir con él. “Socialmente ha existido la idea de que el hombre es el proveedor, y la mujer quien se queda en la casa haciendo las labores domésticas. Pero yo creo que es posible combinar las dos actividades con un poco de esfuerzo”, dice Castañeda.

La vida tanto para las madres como para los padres solteros no es nada fácil, ya que tienen que balancear sus responsabilidades laborales con el cuidado del hogar. Pablo ha tenido que sacar tiempo por las mañanas para alistar a su hija para el jardín, y por las noches llega del trabajo o de la universidad a revisarle las tareas, darle la comida y acostarla a dormir. Además, lee revistas y libros sobre crianza para no dejar escapar ningún detalle. También le tocó aprender a hacer trenzas, a hacer de profesora para jugar con ella al colegio y ayudarle a vestir sus muñecas.

Muchos padres solteros expresan que la crianza de una hija plantea otros retos por cuestiones de género, como le pasó a José Alejandro Forero, padre soltero de dos niñas. Una de las cosas que nunca se imaginó hacer fue acompañar a su hija mayor a la peluquería para depilarse y arreglarse las uñas. También le tocó aprender a

desenredar el pelo y a comprarles ropa. Y en otras ocasiones se ha visto en situaciones que pueden resultar embarazosas. La mayor de sus hijas, por ejemplo, está en plena etapa de la pubertad y por eso Forero ha tenido que prepararse para afrontar temas como la sexualidad o el periodo menstrual. “Procuro hablar mucho con ellas, sobre todo en temas de sexo para que tengan cuidado en caso de que quieran tener novio. Afortunadamente en los colegios también les dan orientación, lo cual es una gran ayuda”, dice. Aún así, reconoce que es difícil y que a veces cuando habla de temas íntimos siente más pena él que ellas, que “son más frescas”.

La sicóloga López señala que en ocasiones las mujeres expresan más sus emociones, lo que favorece la comunicación. Gloria Cajiao, sicóloga clínica y terapeuta, recomienda que para estos casos es mejor no esperar a que las cosas sucedan sino hablar con tiempo y de manera natural y dosificada. “A veces los padres por el afán de conocer todo lo que pasa con sus hijos son bastante invasivos y lo que generan es reticencia”. Lo mejor – dice ella- es aprovechar los momentos cotidianos, como por ejemplo, si están viendo una película y hay una escena de sexo, plantear el tema y hablarlo con naturalidad.

La sicóloga Silvia Lema, de la Universidad del Bosque, explica que cuando una persona asume la crianza de los hijos por sí sola, así sea hombre o mujer, es posible que experimente sentimientos de soledad e incapacidad. De allí la importancia de tener una red de apoyo, bien sea de familiares o amigos. Además, es importante que los niños tengan un referente femenino, y por eso es clave el respaldo de las abuelas o las tías. José Alejandro, por ejemplo, tiene a su lado a su hermana y a su novia, quienes les hablan a las niñas sobre el cambio hormonal por el que están pasando y les dan consejos sobre la mejor forma de afrontar esta etapa.

Quizá por este tipo de situaciones es que muchas veces los padres solteros tienen que cargar con la idea de que las madres son las únicas que saben criar. Así lo ha vivido Mark Radford, quien estuvo casado con una colombiana durante diez años, y con quien tuvo dos niños que hoy tienen 12 y 14. Según él, la mayor estigmatización proviene desde la misma ley, que siempre privilegia a la mujer para que se quede con los hijos a pesar de que haya un convenio entre las partes. “Decir que la madre es quien debe quedarse con los hijos es una idea obsoleta. Hace tiempo que la actividad en el hogar es por mitades”, opina Radford. También critica el poco respaldo por parte de instituciones en Colombia, caso contrario al que se vive en otros países donde ya hay fundaciones para padres solteros.

Lo que está claro en este tema es que el modelo tradicional de familia nuclear ya no es el único. Y aunque siempre será mejor una familia formada por una mamá y un papá, Cajiao dice que ante la ausencia de alguno de los dos, lo importante es que quien quede encargado de los hijos asuma su rol a cabalidad.

Fuente: semana.com

¿Cómo es la pareja perfecta para los españoles?

Es cierto, “para gustos los colores” pero, en cuestión de amor y de temas de pareja, muchas de nosotras coincidimos en una cosa: cómo tiene que ser la pareja perfecta. No te pierdas estos interesantes datos.

Las cualidades perfectas

Según un estudio de La Maleta Roja entre más de 2.800 españoles, lo más importante para nosotros a la hora de encontrar a nuestra media naranja es que sea una persona sensible y cariñosa (según el 24% de las personas encuestadas); y es que, al fin y al cabo, el cariño mutuo es lo que mantiene viva la llama de una relación de pareja.

 

Pero pasarlo bien también es importante. Por eso, el 19% de los encuestados buscan a una persona a su lado que sea divertida y que les haga reír; pero también que sea comprensiva y sepa escucharles (15%).

Las habilidades sexuales (11%) y el atractivo físico (11%) también son importantes a la hora de buscar pareja; pero aquí encontramos una diferencia entre hombres y mujeres: para ellos, el atractivo físico es mucho más importante mientras que para nosotras, las habilidades sexuales están por encima del aspecto.

 

Relaciones de pareja

A pesar de esto, son muchas las personas que actualmente no tienen una relación de pareja estable o nunca la han tenido. De hecho, 4 de cada 10 españoles afirman que sólo han tenido una relación duradera a lo largo de su vida. Y es que encontrar pareja hoy en día no es tan fácil como parece.

 

Fuente: Cosmopolitan

Los solteros españoles invierten anualmente 34,9 millones de euros en la búsqueda de pareja por Internet

Chats de solteros, mediaciones para encontrar pareja por Internet y encuentros eróticos: los usuarios de contactos por Internet tienen que pasar por el suplicio de elegir. La búsqueda de pareja por Internet es, en la actualidad, una vía muy prometedora que se ha establecido socialmente: 1, 2 millones de españoles encontraron pareja por Internet en 2010. Únicamente el entorno laboral y de amistades ofrece posibilidades similares.

Los 100 principales portales de contactos generaron en España en 2012 alrededor de 34, 9 millones de euros, más del 85% a través de las cuotas de socios, el resto, como ingresos publicitarios. “Los servicios de contactos facturarán en la UE, por primera vez en 2011, más de 1000 millones de dólares estadounidenses, ” según informa Anna Jacobi, portavoz de prensa de http://www.sitios-encuentros.es. “Esto supone, por cada ciudadano de la UE, alrededor de 2 dólares; el promedio de los americanos supera ya 5 dólares.”

En la actualidad, nuevos segmentos del mercado están levantando revuelo en el campo de contactos en la Red: para la cuarta parte de los solteros que flirtea de forma desenfadada, en pocos meses se establecieron dos servicios de contactos del entorno de Facebook, Badoo y Zoosk, que actúan globalmente. No obstante, la disposición de pago en estos portales es prácticamente nula.

Resulta sorprendente la historia de éxitos de los llamados portales de citas a ciegas para iniciar aventuras eróticas sin compromiso. Frente a los encuentros sexuales de baja categoría de la primera generación, las empresas líderes en el mercado, como “C-Date.es” o “FlirtFair.es”, logran crear una relación sexual más o menos equilibrada. Según Jacobi, “para las mujeres resulta cada vez más obvio, desde Sexo en Nueva York, que es posible endulzar el tiempo de espera de la pareja adecuada, con aventuras eróticas; sin duda, un motivo de alegría para los hombres”.

“La gran guía de sitios de encuentros” es un observador independiente del mercado de contactos de Internet español. Las personas que buscan pareja encuentran los resultados de una prueba realizada a los portales de solteros líderes, así como recomendaciones para flirtear por Internet.

“sitios-encuentros.es” pertenece a la empresa alemana Metaflake Network, que, desde Colonia, opera en 10 países.

Fuente: http://www.europapress.es

Encontrar la pareja ideal empieza por uno mismo

Para que aumente la probabilidad de que una pareja se forme y se desarrolle de manera satisfactoria, hay que tener claro, en primer lugar, lo que uno quiere y lo que uno es, independientemente de la persona con la que estemos.Una forma de saber lo que uno quiere puede ser revisando lo que uno no quiere, y en concreto, aquello que no podría soportar en una relación de pareja. Tal vez sean cuestiones tan sencillas como que el otro fume, beba alcohol, o tenga algún hábito o característica física o personal incompatible con uno mismo.Más adelante podemos contrastarlo con lo que sí nos gustaría vivir en una relación afectiva, partiendo del presupuesto de que tenemos todas las necesidades cubiertas. A partir de ahí, pasamos a definir qué es lo que no dejaríamos de hacer, o qué actividades nos producen más satisfacción, ilusión, diversión o bienestar.

¿Pueden enamorarse de nosotros?

Explorar lo que uno es incluye explorar los puntos débiles, los fuertes, e incluso los inexplorados o aún desconocidos. Tenemos que ver, a partir de este análisis, si otra persona podría enamorarse de nosotros, o bien pensar qué podemos aportar a una relación, presente o futura.

Aceptarse a uno mismo como es, e incluso diseñarse a su propio gusto, es un trabajo que precisa atención diaria. Generalmente suelen pasarse los días sin que seamos apenas conscientes de lo que decimos o de lo que hacemos, de nuestro aspecto, de nuestros sentimientos, si bien solemos ser rápidos a la hora de emitir juicios sobre los demás.

¿Qué tipo de persona queremos?

Si lo que echamos de menos en nuestra vida es una relación de pareja, no estaría de más analizar nuestras expectativas en relación con la persona que queremos, por lo menos antes de lanzarnos a lo primero que pase.

Es imprescindible saber qué deseamos que esa persona aporte a nuestra vida, o qué nos gustaría vivir con ella física, intelectual, o emocionalmente. De esta manera, compartiendo con el otro lo mejor de uno mismo, será más fácil seleccionar, con acierto, a la persona con la que iniciar una relación más íntima. También esperaremos que ocurra lo mismo de forma recíproca.

Dónde y cómo concerla

Una vez que sabemos el tipo de persona con la que queremos estar, ya podemos plantearnos dónde y cómo conocerla, qué se espera detectar en ella, y qué deseamos que conozca de nosotros mismos. Intentaremos entonces facilitar las condiciones para que la relación transcurra de la mejor manera posible.

No es aconsejable entrar en una relación de pareja esperando que la otra persona aguante de nuestra forma de ser lo que ni siquiera nosotros mismos soportamos, y encima pretender que la relación vaya a salir bien.

Además de observar lo que hacemos y decimos, lo más importante es analizar lo que pensamos, cómo nos tratamos, es decir, cómo nos hablamos y cómo convivimos con nosotros mismos. La idea de la felicidad suele representarse en compañía de otro, del que se espera estar enamorado. Sin embargo, no podemos responsabilizar a los demás de nuestra felicidad. Cuando dos personas se unen, y se complementan tanto a nivel individual como a nivel de pareja, la vida resulta más fácil, más divertida y más placentera.

Una última realidad que hay que asumir es que el propio desarrollo personal implica aceptar la posibilidad de que la relación no funcione. Si así es, lo mejor es interpretarlo de la mejor manera posible, como una opción más, y estar en paz con ella. Dejemos de lado los enfados y las obsesiones por lo que se podría haber conseguido o por lo que finalmente no ha sido posible.

Si uno es capaz de convertirse en su mejor amigo, e intenta sacar lo mejor de cada situación, y rodearse de buena gente y de buenos actos, no le faltará felicidad a su lado.
Recordemos que el objetivo es SER la persona ideal, NO BUSCAR a la persona ideal.

Fuente: mujer.terra.es

Los pros y contras de los amigos con derecho a roce

Conoce los pros y contras de los amigos con derechos, una relación sin compromisos. El secreto de los amigos con derecho a roce está en dejar las cosas claras.

El tema de los amigos con derecho es complicado y está sujeto a debate. Para muchos, no es posible agregarle algunos componentes a la amistad y convertirla en algo más, diferente al noviazgo. Lo cierto es que los amigos con derechos existen.

Los amigos con derechos mantienen relaciones afectivas entre amigos solteros que gustan de compartir tiempo juntos y pueden tener sexo sin compromisos. Es placentero, pero arriesgado.

Los beneficios de los amigos con derechos incluyen:

  • Libertad
  • Ausencia de compromiso
  • Menor responsabilidad con la pareja
  • Proximidad emocional
  • Menor implicación afectiva
  • Placer sexual
  • Intimidad
  • Buena amistad
  • Posible noviazgo

“La idea de los amigos con derechos se ha popularizado actualmente entre los jóvenes. Muchos prefieren tener este tipo de relaciones pues no les significa una atadura a otra persona”, señala un experto en el tema. Sin embargo, una relación envolvente como esta no solo tiene pros, sino muchos contras que nos advierten sobre toda clase de riesgos:

  • Implicación emocional
  • Enamoramiento
  • Celos
  • Intranquilidad emocional
  • Caer en un círculo vicioso
  • No poder terminar la relación
  • Relaciones patológicas
  • Fin de la amistad

Los amigos con derechos también se conocen como: amigos con derecho a roce, amigovios, amigos con derechos carnales, follamigos, parches, amigos, especiales, frees o novios de chocolate.

Gracias a la difusión viral de una campaña publicitaria en Argentina, el 19 de julio es un día para celebrar a quienes nos brindan placer y amistad: los amigos con derechos. El Día Internacional de los Amigos con Derecho es otra iniciativa nacida en las redes sociales.

¿Has tenido una anécdota de estas que valga la pena recordar? Cuéntanos tu anécdota o danos tu opinión sobre los pros y contras de los amigos con derechos.

Fuente: starmedia.com

¿Qué buscas en tu media naranja?

¿Qué buscan los hombres y las mujeres en otra persona? ¿Por qué es tan difícil encontrar pareja? Resuelve tus dudas de amor y conquista a quien deseas.

Los hombres se fijan más en el atractivo físico de una mujer, las mujeres miran más otro tipo de cosas. Un estudio determinó que las mujeres buscan estabilidad económica y profesional, dos cualidades que nos parecen atractivas y que casi siempre se buscan en un hombre.

Se realizó un programa de citas en el que se contó con personas experimentadas de edades comprendidaes entre los 26 y 40 años de la ciudad alemana de Munich.

Una vez concluidas las citas, se les preguntó con quién les gustaría volver a quedar y con quién no. Los científicos pudieron constatar.
“Lo que hombres y mujeres dicen que quieren no es lo mismo que lo que realmente buscan”, asegura el científico Peter Todd, de la Universidad de Indiana, después de comparar los resultados de las respuestas de los participantes.
Además, el comportamiento de los humanos en este ámbito es similar al de otros mamíferos: las mujeres son más exigentes que los hombres cuando se trata de elegir pareja. Ellas son conscientes del nivel de atractivo físico del que disponen, suelen saber más a qué pueden aspirar y tratan de conseguirlo, precisa el estudio.
Fuente: starmedia.com
¿Qué opinas de este estudio? ¿Estás de acuerdo? ¿Buscas tu media naranja en CALIPSO?