Día Internacional de la Amistad: 30 de julio

amigos-taylor-swift¡Feliz Día de la Amistad! El 30 de julio se celebra la amistad. Se busca fomentar esta relación afectiva entre las diferentes culturas y pueblos. Conoce la historia.

El 30 de julio es un día de celebración en muchos países del mundo: se rinde homenaje a la amistad. Los sabios y poetas de todos los tiempos han exaltado siempre la amistad porque es una relación afectiva que puede mejorar la calidad de vida de cualquiera.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 30 de julio como Día Internacional de la Amistad porque reconoce su importancia: “La amistad entre los pueblos, los países, las culturas y las personas puede inspirar iniciativas de paz y presenta una oportunidad de tender puentes entre las comunidades, honrando la diversidad cultural.

La historia del Día Internacional de la Amistad se remonta a una reunión de amigos organizada en Paraguay. El Dr. Artemio Bracho, fundador de la Cruzada Mundial de la Amistad, propuso festejar la amistad entre los seres humanos. Se celebró en 2011 por primera vez.

El Día Internacional de la Amistad busca brindar apoyo a los objetivos de la Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de Paz y el Decenio internacional de una cultura de paz y no violencia para los niños del mundo.

La resolución de esta fecha enfatiza la importancia de implicar a todas las personas en actividades encaminadas a fomentar la amistad entre las distintas culturas y pueblos del mundo, sobre todo el 30 de julio de cada año.

¡Feliz Día de la Amistad!

 

Anuncios

10 consejos para una fiesta navideña inolvidable en tu hogar

Ya sea la víspera de Navidad, Año Nuevo o Día de Reyes, estas ocasiones son para ser compartidas con una abundancia de una deliciosa comida y bebida, una conversación interesante y un ánimo de fiesta. Y un buen anfitrión sabrá proporcionar un ambiente agradable para sus invitados.
Dawn Bryan, autora del libro, “El arte y la etiqueta de regalos”, experta en etiqueta y protocolo para celebridades, y fundadora de Qualipedia, un portal de información al consumidor y estilo de vida, ofrece los siguientes consejos que te ayudarán a poner ese sello personal en tu propio evento:

Planea con estilo personal: Crea una reunión a la que te gustaría asistir a ti mismo y una vez que comience, asegúrate de ser un invitado en tu propia fiesta.

No esperes más de ti mismo de lo que puedes ofrecer: Asegúrate de no estirarte demasiado, o subestimes el tiempo y los recursos necesarios, especialmente en tiempo de vacaciones cuando ambos son tan escazos. Haz listas y notas que te obliguen a ser realista acerca de tu tiempo y dinero.

Sé creativo: Si no tienes el espacio o las facilidades para preparar y servir una comida completa, sé creativo y crea por ejemplo una fiesta de postres o una cata de vino o miel. Luego haz de esta actividad tu propio evento anual.

Un menú versátil: Si tienes poca ayuda para servir, selecciona un menú versátil que se pueda mantener caliente o frío, reduciendo así al mínimo la necesidad de correr ida y vuelta toda la noche a la cocina.

No hace falta ser un gran cocinero para dar una gran fiesta: Elige un menú de comidas para calentar, platos o guisos de restaurantes locales, comida preparada de alguna tienda de comestibles, tienda especializada en alimentos o catálogo en línea. Puedes además combinar alimentos envasados y preparados con frutas frescas o verduras. El toque final lo dará tu creatividad personal.

Organiza puestos de comida y bebida: Coloca los alimentos y bebidas (excepto tal vez para los frutos secos y aperitivos) en lugares separados. Esto ayuda a controlar a los invitados y disminuye la probabilidad de derramar las bebidas y que se caigan los platos al suelo.

¿Esperas niños?: Prepárate para ellos creándole su propia zona de juegos y comedor. Inclúyeles actividades, alimentos fáciles de ingerir y bebidas en envases cerrados.

Saludar a tus invitados: Tú u otro miembro de la familia debe hacer todo lo posible para que los invitados se sientan bienvenidos tan pronto como llegan. Si un huésped no encuentra a nadie en la puerta, entonces tendrá que averiguar dónde poner los abrigos y las botas. Asimismo, el tener que llegar hasta la cocina para finalmente encontrarse a su anfitrión con la cabeza dentro del horno no es una experiencia muy acogedora.

No micro-gestiones: Relájate, después de que lleguen los invitados permite que las cosas fluyan, pero asegúrate de que las nuevas visitas que vayan llegando sean propiamente presentados a los demás invitados. Si no conocen a nadie, antes de que lleguen, puedes pedirle a un buen amigo que te de un ayude con ellos.

Selecciona música: Busca música que complemente, no domine la fiesta. Debe ser compatible con tus invitados en sus gustos y no ser repetitiva. Además, es preferible que sea más fuerte en el inicio de la fiesta, cuando hay menos personas y quieres que la gente converse, que más adelante, cuando las personas se sientan obligadas a elevar sus voces para poder ser oídos en la conversación.

Es además muy importante que siempre envíes a tus invitados a casa con una pequeña bolsa de regalitos, puede ser una media navideña, donas para el desayuno, una revista, un calendario del próximo años, bolsas pequeñas de chocolate o macarrones, o simplemente un adorno para su árbol de Navidad.

Fuente: Buenos padres

Juguetes prácticos e inteligentes para la lista de regalos de tus niños este año

Como este año el presupuesto familiar es algo reducido, muchos padres van a analizar más a fondo los juguetes que sus hijos pedirán esta Navidad. Seguramente querrán alegrarlos y crear recuerdos felices de la temporada festiva pero también tomar decisiones inteligentes y fructíferas.
El juego es importante para el desarrollo del niño y los juguetes aportan magia y entusiasmo al aprendizaje de cómo funcionan las cosas y cómo llevarse bien con los demás. Y por supuesto, en la medida que crece, sus destrezas y necesidades están en cambio continuo. Por tanto, hay que conservar la lista de juguetes pero asegurarse que funcionen tanto para los padres como para el niño.

Comienza analizando atentamente los juguetes que el niño ha pedido o que estás considerando. ¿Le propiciarán al niño experimentar un tiempo de juego más perdurable o una experiencia más completa? ¿Son juguetes con los que los niños jugarán una y otra vez o perderán interés en ellos con demasiada rapidez? Si tienes varios hijos ¿podrán disfrutarlos conjuntamente o incluso con toda la familia?

La Dra. Kathleen Alfano, Ph.D., experta en desarrollo infantil y Directora de Investigaciones Infantiles de la productora de juguetes, Fisher-Price, propone varias sugerencias, “Los juguetes no tienen que ser costosos para que beneficien al niño. Pero el tiempo de juego es una oportunidad maravillosa para fomentar cada aspecto del aprendizaje y el desarrollo, propiciando destrezas físicas, sociales, emocionales, del lenguaje, el pensamiento y la imaginación. Algunos juguetes crean todo lo anterior de forma integral, mientras que otros se concentran en una o varias áreas”.

La Dra. Alfano aconseja buscar una variedad de juguetes que estimulen destrezas en áreas diferentes:

Trabajo en equipo: Ayuda a los niños en la práctica de destrezas sociales como compartir, negociar y cooperar entre sí.

Imaginación/Creatividad: Estimulan la curiosidad y fomentan el juego a representar roles, de forma entretenida, por supuesto. Estos tipos de juguetes también son una fuente extraordinaria de desarrollo de destrezas como el lenguaje y la socialización.

Actividad física y destrezas motoras: Fomentan el movimiento, perfeccionan la coordinación ojos-manos e incrementan el equilibrio, la fuerza y la agilidad.

Aprendizaje: Introduce elementos académicos básicos, desde letras, números y palabras a conceptos más avanzados que los preparan para la escuela.

Además, antes de navegar por la Internet para comprar juguetes o visitar la tienda más cercana, considera otros tres factores importantes que vale la pena tener en cuenta.

Los juguetes deben:

Corresponder a la edad y la etapa de desarrollo del niño.
Corresponder a sus intereses de juego.
Tener un potencial de “crecimiento junto con el niño”, ofreciendo formas abiertas para que el niño juegue. Un día trabajan en su cocina de juguete y con el tiempo podrían tener su propio restaurante ¡y contar con uno de sus hermanos para trabajar en la cocina!

Para obtener más información acerca de los productos que ayuden a tus niños a adquirir destrezas necesarias para su desarrollo visita la página web de Fisher Price.

Ninfomanía: Cuando el sexo se convierte en una enfermedad

El libro autobiográfico de la francesa Valerie Tasso, ‘Diario de una ninfómana’, sigue dando mucho de qué hablar. Cuenta la historia de una mujer culta, de buena familia, licenciada en dirección de empresas, que decide dejarlo todo por su adicción al sexo, y convertirse en prostituta. Un sorprendente relato que despierta el interés por conocer los entresijos de esta enfermedad que no es tan superficial como parece.

Que una mujer tenga un gran apetito sexual o mantenga relaciones esporádicas no significa que sea una ninfómana. Cuando hablamos de ninfomanía nos estamos refiriendo una enfermedad, mucho más compleja de lo que la mayoría de la gente piensa. Se trata de un deseo sexual violento e insaciable que, según los psicólogos, supone una dependencia que no cesa, a pesar de que se mantengan relaciones sexuales de forma habitual o se consuma material pornográfico.

A pesar de que no están bien definidos los límites de esta patología, se habla de ninfomanía cuando el sexo domina el pensamiento de un individuo, e influye de manera notable en la vida diaria de alguien.

La búsqueda de afecto a través de las relaciones sexuales suele ser la principal causa de aparición de esta enfermedad. Las ninfómanas tratan de buscar en la cópula o la masturbación lo que no encuentran en el terreno afectivo. Pero la insatisfacción es cada vez mayor, por lo que este ansia de sexo se convierte en una adicción imparable.

A pesar de que lo habitual es que la ninfomanía se produzca como consecuencia de alguna enfermedad psicológica, también existen otros factores que incrementan el riesgo de aparición de este trastorno, como por ejemplo el consumo de determinadas sustancias como los opiáceos o anfetaminas, o la aparición de algún tumor.

Pero no sólo las mujeres podemos sufrir esta enfermedad. En el caso de los hombres, el equivalente a esta hipersexualidad, es la llamada ‘satiriasis’ o ‘andromania’, que presenta los mismos síntomas que en el caso de las féminas.

Para acabar con este mal, tanto hombres como mujeres, pueden acudir a terapias de ‘sexólicos anónimos’, que son muy similares a las de los adictos al juego o al alcohol, por ejemplo, y en las que, además de conocer a personas que se encuentran en su misma situación, tratará de superar su problema con ayuda de especialistas.

María Aguirre – Mujerhoy.com

Los diez compromisos de la madre soltera

La madre soltera tiene toda la capacidad de reconstruir su vida, pero hay varios factores que se lo hacen difícil.

• Sigue pensando en “lo que pudo haber sido y no fue” y eso la retrasa en crearse una nueva vida. No puede asimilar que ya no está el hombre que dijo que la amaba. Tiene que reponerse, a la fuerza, del drama de la decepción y de los sueños rotos, y seguir funcionando.

• Está llena de ira, aunque realmente está llena de miedos.
• El padre de sus hijos no contribuye económicamente o aporta con escasez. No obstante, los gastos de los hijos son iguales o mayores con o sin el padre, y aumentan con la edad. La presión económica de proveer lo que sus hijos necesitan y la preocupación de prever su educación son abrumadoras.

• Al padre no le interesa ver a sus hijos. Aunque en algunos casos el contacto con el padre no favorece al hijo, el niño no lo entiende. La madre soltera tiene entonces la carga emocional de los hijos llorando porque “papi no viene”, creyendo que ellos tienen la culpa de que papi no esté con mami y que no se merecen que papi los quiera. Tal vez hasta tiene que manejar problemas escolares o de conducta de los niños a consecuencia de la crisis emocional.

Madre soltera, para aprender a crearte un mundo nuevo, es importante que te comprometas, no con otras personas, sino contigo misma. Así ni tú podrás interferir en tu camino hacia una vida feliz.

Los 10 compromisos de la madre soltera consigo misma:

1. Reconozco mis miedos, los enfrento y actúo a pesar de ellos, hasta vencerlos.

2. Confío en mí y en mi capacidad. Yo soy una mujer valiosa y llena de talentos, capaz de lograr lo que yo deseo.

3. Me niego a ver la escasez y la pobreza como algo permanente en mi vida.

4. No toleraré proposiciones deshonestas en mi trabajo y en ninguna situación (ni de conocidos o ex amigos en común) por temor a no alimentar a mis hijos. Tampoco toleraré maltrato de mi ex pareja o el padre de mis hijos, ni accederé a tener intimidad con él como chantaje para que pague manutención. Me respeto a mí misma.

5. Nunca veré como limosna lo que pertenece a mis hijos por derecho. Estaré dispuesta a defender ese derecho.

6. Haré planes claros para mi presente y mi futuro. No permitiré que me desvíen de ellos con voces de desaliento ni manipulaciones.

7. Estaré alerta para que mi soledad, mi desesperación, falta de dinero y ansiedades no me lleven a tomar decisiones precipitadas e incorrectas de pareja.
(La primera vez, una se casa solamente por amor. La segunda, hay que agregarle a los criterios de selección lo siguiente: responsabilidad económica, buen trato, respeto, compromiso, colaboración en el hogar y en las metas personales y mutuas, y amor maduro e incondicional).

8. No confundiré a mis hijos relacionándolos con los hombres a quienes estoy en proceso de conocer. No les permitiré a esos hombres que asuman autoridad sobre mis hijos.
(Espera a recuperarte de tu relación anterior antes de involucrarte seriamente con otra pareja. Se recomienda esperar al menos dos años para sanar, evaluar lo anterior para no repetirlo y aclarar lo que quieres para tu vida. Esto no se acostumbra y la mayoría de las mujeres atraen el próximo fracaso).

9. Controlaré y administraré mi dinero y mis finanzas. Aprenderé a hacerlo y no permitiré que nadie lo haga por mí.

10. No me desquitaré con mis hijos las iras que me causen los demás o su papá. Los disfrutaré formando un equipo con ellos.

Cada pequeño triunfo te va a fortalecer para el próximo paso. De los peores momentos, del más profundo dolor y de la decepción saldrá de ti una fuerza arrolladora y decidida a llevarte el mundo por delante. Una madre equilibrada y centrada es lo que necesitan los hijos sin padre.

Incluye a tus hijos en tu plan de vida. Tu éxito con ellos te va a demostrar la gran mujer que eres. Lucha por tus sueños y por los de ellos. Ayúdalos a crecer, educarse, escoger lo que les conviene y ser felices. A la par con esto, cuida de ti, cultiva tus talentos y vence. Constrúyete un mundo nuevo. Ese será tu orgullo, tu triunfo y tu mejor “¿venganza?”.

Fuente: Buenos padres

Tengo novio… ¡con hijos!

Hace nueve años tome la decisión de convivir con mi novio. Era el comienzo de una nueva vida para mí, vida que en algún momento se volvió una tortura. Desde el comienzo de la relación él me confesó que tenía una hija. Yo era joven, soltera, profesional, sin hijos y llena de muchas ilusiones. Siempre estuve dispuesta a tratar a su hija y como tenía muchos primitos pequeños en ese entonces, además de una sobrina, me consideraba una “experta” con los niños.

Las veces que había compartido con la niña me había percatado que era un poco engreída y siempre tenía un tantrum por algo. Una vez nos mudamos juntos los fines de semana que la niña venía de visita se volvieron literalmente una tortura. Desde su llegada monopolizaba la TV, durante ese fin de semana estaba destinada a ver muñequitos casi 24 horas. Las cosas eran como ella decía, cuando ella decía y me tuve que acostumbrar a frases como “cállate”, “tú no eres mi mamá”, “esto es mío”, “esta es la casa de MI papá”… En fin, tengo tantas anécdotas que podría escribir todo un libro.
Si malo era lidiar con la niña, peor fue hacerlo con el papá que para mí tenía el “síndrome de papá divorciado“. Una vez ella llegaba yo me convertía en un cero a la izquierda, mi opinión no valía, era como hacer una pausa en nuestra vida para rendirle pleitesía a su hija. Cuando un día tuve el atrevimiento de cuestionar su comportamiento la contestación fue la siguiente: “ella es mi hija y sólo la veo dos fines de semana al mes. Así que cuando ella este aquí, ella puede hacer lo que quiera”. Traté de plantearle la idea de que a la larga no le hacía un favor a su hija, pero eso de nada sirvió.

Nuestra relación se vio afectada, yo lloraba constantemente y me preguntaba por qué tenía que vivir aguantando esto. Tenía juventud, un buen trabajo, podía valerme por mí misma, pero en mi casa me enseñaron que los problemas hay que enfrentarlos y salir corriendo de allí era actuar como una cobarde. Así que busqué ayuda, fui a terapias y logramos tener una mejor comunicación de pareja, pero sobre todo, él abrió los ojos y se dio cuenta del error que cometía.

Este proceso duró unos años, pero después de nueve años y tres nuevos hijos, las cosas han cambiado mucho, me he sentido de alguna forma victoriosa de haber podido encaminar la relación y sentirme satisfecha con la vida que tengo ahora.

Ahora, si me preguntan qué relación tengo con la niña, que ahora es una adolescente, pues la historia es otra. Después de tantos insultos, tantrums, mentiras -como la vez que me culpó de tirarle la puerta y romperle el labio-, pues decidí que cuando ella estuviera en la casa yo seguiría mi vida como si ella no estuviera. Por ejemplo: Al principio ella monopolizaba la TV, luego decidí que cuando yo quería ver algo simplemente llegaba, decía voy a ver mi programa, y acto seguido cambiaba el canal. Allá iba la niña a dar la queja, pero yo estaba en todo mi derecho y así lo defendía. Antes planificaba actividades para que ella compartiera con mi familia, desde que decidí cambiar de actitud planificaba todo para cuando ella no estuviera y así de cierta forma la fui marginando de mi vida.

No justifico mi actitud y admito que quizás no fue la correcta, pues en vez de tener una relación cordial y saludable con ella, la relación entre nosotras acabó de morir. Me siento afortunada de que en los últimos años viene poco, así que son contadas las veces que tengo que lidiar con ella durante el año.

Recientemente conocí una chica joven, con un novio con una niña y me he sentido identificada con ella. Fuimos a almorzar juntas hace un par de días y me contó situaciones similares a las que yo tuve al principio. Actualmente está separada de él. Mi consejo más sincero fue decirle que si ella realmente estaba dispuesta a luchar que lo hiciera y que se mirara en mi espejo, pero que si de lo contrario podía rehacer su vida por otro lado que optara mejor por otro camino.

Pero como dicen: “en el corazón nadie manda” así que si al igual que mi amiga te encuentras en una situación similar y aún así decides continuar no dejes que al final te suceda como a mí. La verdad me habría gustado tener una mejor relación con mi hijastra, pero no es así. Es por esto que me di a la tarea de buscar qué recomiendan los expertos en el tema y te ofrezco algunos consejos que te pueden servir:

Los adultos deben comprender que de buenas a primeras, los niños pueden rechazar la nueva figura y cuestionar su autoridad. Inconscientemente perciben a la nueva pareja como su oponente.

Hay que estar conscientes además, de que estos cambios pueden causar sufrimiento en los niños y provocarles inseguridad.

Es aconsejable no adoptar el rol de mamá, pues ese lugar ya tiene dueña. Es mejor que la relación se vaya dando poco a poco y que sea el niño quien determine que rol tendrás en su vida.

La educación del niño debe ser determinada por su padre y madre biológicos, pero eso no debe excluir que se le haga cumplir las reglas del hogar con su nueva familia.

No trates de ganarte su cariño comprándolo con objetos materiales.

¡Mucho éxito en tu nueva relación!

Fuente: Buenos padres

Los retos de los padres solteros

Te convertiste en padre y descubriste que los hijos son la mayor alegría de tu vida, pero también entendiste que son el reto más grande que nunca antes hayas enfrentado. Miras alrededor y ves cómo las parejas unen esfuerzos para criar de la mejor manera posible a sus pequeños, pero tú te sientes un poco perdido porque no vives esa misma realidad. Tu historia es distinta: tú eres un padre soltero.

Aunque tu plan de vida no era afrontar la paternidad en solitario, es así como debes hacerlo. Ya sea porque nunca estableciste un hogar con la madre de tus hijos, por haberte divorciado o por haber enviudado, hoy tienes que fungir tu papel de padre sin la presencia y el apoyo de una mujer.

Mucho se habla de los retos que enfrentan las madres solteras con respecto a la crianza y cuidado de los niños, y de lo que deben y pueden hacer para balancear la vida laboral con el cuidado de un hogar. Pero pocas veces se habla de lo que tú necesitas hacer para hacer para afrontar airosamente este desafío, que aunque sin duda es siempre gratificante, puede ser también muy intimidante.
PADRES SOLTEROS QUE VIVEN CON SUS HIJOS

Papá viudo.Naturalmente ésta es una situación difícil que en un principio será muy dolorosa para ti y para tus hijos, y dependiendo de las edades de los chicos, ellos notarán en mayor o menor medida la ausencia de su madre. Pero aunque te resulte casi imposible verlo así, no se trata del fin del mundo. Muchos padres son capaces de criar exitosamente a sus hijos, y tú no tienes por qué ser la excepción.

Fortalece tu nueva estructura familiar
Convéncete a ti mismo -y luego a tus hijos- de que no es una tragedia crecer sin una mamá. El recuerdo de ella siempre podrá reconfortarlos, y será tu tarea mantener vivo ese amor que tú sentiste por ella y que ella sintió por sus pequeños. Atrévete a contarles a tus hijos historias sobre el tiempo que estuvieron en el vientre de su madre, y también anécdotas que les hagan saber que nacieron en un hogar lleno de amor. No te lamentes porque tu esposa no esté con ustedes, porque ese sentimiento no te nutrirá en absoluto. En cambio, cuando tus hijos alcancen alguna meta, puedes hacerles saber que su madre se habría sentido tan orgullosa como tú lo estás de ellos.

Manténte cerca de tus hijos
Son varias las razones por las que los hijos toman a sus madres como confidentes -conviven más tiempo en casa con ellas y el carácter de las mujeres suele ser más dulce que el de los hombres, por ejemplo-, pero a falta de ella, tú debes ocupar ese papel en la familia. Manténte atento siempre a las aficiones e inquietudes de tus hijos, para que sin necesidad de presionarlos, ellos acudan a ti para contarte lo que les pasa día a día y también para pedir tu consejo cuando se sientan confundidos.

Papá divorciado.Cuando una relación termina también existe el dolor, pero el hecho de no perder a un ser querido hace que sea un tanto más sencillo aceptar que la dinámica familiar tiene que sufrir cambios. No te sientas culpable por haber obtenido la custodia de tus hijos, y mejor ocúpate de proveerles un hogar ordenado, sano y lleno de amor.

No te olvides de que mamá existe
En un caso así, y sin importar las razones por las que te hayas separado de tu mujer, es primordial que jamás permitas que tus hijos te escuchen hablar mal de ella. Incluso, debes procurar mantener una buena relación amistosa con ella, para que siempre puedan dialogar y llegar a acuerdos que beneficen a sus hijos. Aunque en un futuro entables una nueva relación de pareja, no pretendas que esta mujer ocupe el lugar de la mamá de tus niños, y nunca dejes de darle a tu ex pareja la importancia que se merece en la vida de tu familia.

Déjate ayuda
Rodéate de gente que te quiera a ti y quiera a los niños. Siempre es bueno contar con alguien que te escuche y te aconseje, y que también pueda enriquecer la vida de tus hijos. Manténte cercano a tus padres y hermanos, porque las visitas de los abuelos y tíos siempre le vendrán muy bien a los chicos. Haz todo lo que esté en tus manos para que tu casa sea un lugar alegre en el que tus hijos se sientan cómodos, felices, y por el cual desarrollen un gran apego.

PADRES SOLTEROS QUE NO VIVEN CON SUS HIJOS

Los papás divorciados que no tienen la custodia de sus hijos muchas veces sufren por la distancia que existe entre ellos y sus pequeños. Perderse detalles de su crecimiento, no poder intervenir en los patrones de educación, no contar con su compañía y cariños diarios, es sin duda difícil. Pero de ti depende que la distancia sea más llevadera y que de poco en poco se note menos.

Busca formas nuevas de mantenerte en contacto con ellos
Envíales tarjetas de cumpleaños, comparte bromas con ellos por e-mail, averigua si puedes sumarte a su cuenta de IM y/o Facebook. Muéstrales fotos de actividades que hagas por tu cuenta, para que ellos también sientan el deseo de compartir sus cosas contigo. Entre más cultives ese lazo, tanto su madre como ellos buscarán la manera de que puedas pasar más tiempo con ellos. Procura asistir a las actividades de su colegio y nunca falles a los compromisos que hagas con ellos.

Haz de tus hijos tu ‘cita’ más importante
En cualquiera de los casos -vivas o no con ellos-, debes aprender a manejar tus actividades para poder dedicarles el tiempo necesario a tus hijos. El dinero que ganas para proveer a tus hijos de todo lo que necesitan, pierde su valor si no tienes tiempo para disfrutar sus frutos en compañía de ellos. Por más prisas o cansancio que tengas DEBES buscar espacios en tu agenda para comer, ver televisión, pasear, platicar y reír con tus hijos. Siempre que puedas, comparte un momento con ellos.

Sigue creciendo como persona
Todo lo que hagas en pro de tu salud física y mental saldrá a la luz cuando estés cerca de tus hijos. No querrás dedicarte sólo al trabajo, porque cuando pases un rato a solas con tus hijos no tendrás mucho de qué platicarles. Además de ser padre eres un hombre que debe relajarse y divertirse. No olvides que tus hijos te ven como un modelo a seguir, así que tus hábitos, pasiones y carácter, siempre serán inspiración para ellos.

Fuente: Buenos padres.